Popeye has sido el mejor compañero de vida que he podido tener estos casi 15 años. Naciste siendo todo un luchador a través de una cesárea complicada pero tu te aferraste a la vida como lo has hecho siempre! Tu alegría por salir y disfrutar de la naturaleza y la calle es lo que más me ha emocionado siempre de ti… Ya podría haber tenido un mal día que tu siempre me contagiabas con esa felicidad tan tuya y es que cada paseo lo disfrutabas como si fuera el primero! Gracias por todas y cada una de nuestras vivencias pequeño, es todo un reto levantarme y no verte, pero se que en mi corazón vivirás eternamente. Corre y disfruta mucho mi cachorro eterno, se que de alguna forma estaremos juntos hasta que nos volvamos a ver. 🐾💙