Chloé, 29 de enero 2021
Nuestra princesa, nuestra luz. Nos brindaste luz en los momentos más oscuros de nuestras vidas. Sin ti, no habríamos salido adelante. Cuando Javier se marchó, supimos que tú misión había terminado. Nos diste unos días más de felicidad pero tú cuerpo aún resentía de su pérdida. Así que fuiste a su lado. Ahora estás con él. Pero nos volveremos a encontrar, te lo prometimos. Hasta entonces, cuidaros el uno al otro y no te pases con ordenarle que te rasque la espalda.
Te queremos y nos encontraremos otra vez.
Pilar y Judith.